¡Envío GRATIS en 24h. a partir de 5 Kg! Pídelo de lunes a jueves antes de las 13:00

Carrito

Su carrito actualmente está vacío.

Comprar y congelar el marisco para ahorrar en las compras de navidad

Comenzamos el mes de diciembre y casi sin darnos cuenta, tenemos los anuncios de navidad invadiendo los medios de comunicación, las luces instaladas en la mayoría de lugares de nuestra geografía y las comidas de empresas y de Navidad en ciernes.

Este año serán fechas especiales porque la pandemia parece que remite y podremos reunirnos con nuestros seres queridos y, por qué no decirlo, porque vivimos rodeados de una inflación que parece imparable donde suben los precios de todo.

Subida de precio del marisco en Navidad

Y es que vivimos rodeados de conversaciones catastrofistas en torno al invierno que nos espera. No vamos a poder encender la luz, no va a haber gas para el calentador ni para la cocina, nos ducharemos con agua fría y de la calefacción ya podemos olvidarnos. ¿Exageraciones?

Góndolas con surtido de marisco fresco



Y con la comida no iba a ser menos. La fiebre consumista en la que estamos inmersos alcanza, como no, a nuestros frutos del mar, a nuestro marisco.
Por todo esto llega el momento de aprovisionarse de marisco si queremos disfrutar de este manjar sin que nos cueste un ojo de la cara durante los festejos navideños.

Subida de precio del marisco en Navidad

Podemos ahorrar hasta un 40%

Si somos prácticos, la realidad es que ahora podemos encontrar estas delicias de mar hasta un 40% más barato con respecto al precio de los días previos a las fiestas.

Ante todo esto, los consumidores se ven inmersos en un mar de dudas a las que intentaremos dar respuesta: ¿Cómo tenemos que hacer para congelar el marisco y llegue a la mesa como recién pescado? ¿Qué marisco se puede congelar y cual no se pueden congelar? ¿Cómo ha de ser el descongelado?

En primer lugar, tenemos que saber que todas las familias no siguen el mismo proceso de congelación. Por ejemplo, nunca se debe congelar ostras y percebes ya que no se congelan correctamente.

En el caso de los mariscos como buey de mar, centollos, bogavantes o nécoras es importante que estén vivos en el momento de la compra y después cocerlos justo antes de introducirlos en el congelador siguiendo los tiempos de cocción recomendados para cada marisco. En estos casos la clave reside en envolverlos en un paño empapado con la propia agua de su cocción, y tras cubrirlos con un film, proceder con su congelación.

Comprar online Gamba blanca de Huelva


Congelar gambas, langostinos y cigalas

En el caso de estos pequeños crustáceos y a diferencia de los anteriores, aguantan muy bien la congelación sin perder sus propiedades y lo ideal es congelarlos en crudo si vamos a cocerlos nosotros mismos.
En cualquier caso, es conveniente meterlos en bolsas de congelar o envolverlos en film antes de congelarlos.

¿Y para los bivalvos?
Pues para evitar que estos mariscos de concha pierdan sus propiedades es necesario congelarlos en crudo, bien lavados y desechando aquellos ejemplares que no están vivos.
Mejillones, berberechos, almejas, navajas, etc. aguantan perfectamente 2 o 3 meses en el congelador, pero una vez descongelados, hay que cocinarlos inmediatamente.

En cualquier caso, cualquier marisco previamente cocido debe descongelarse lentamente en el frigorífico.

Esperamos que estos consejos sirvan para que durante estas fiestas sigáis disfrutando del mejor marisco fresco en las mejores condiciones y a precios razonables.

Hasta pronto olemarisqueros

Comparte este artículo:

Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

translation missing: es.general.search.loading